«Himno para la juventud condenada»: Wilfred Owen; poema y análisis


«Himno para la juventud condenada»: Wilfred Owen; poema y análisis.




Himno para la juventud condenada (Anthem For Doomed Youth) es un poema gótico del escritor inglés Wilfred Owen (1893-1918), escrito en 1917.

Himno para la juventud condenada, sin dudas uno de los mejores poemas de Wilfred Owen, nos permite vislumbrar en los horrores de la guerra desde la perspectiva de un soldado británico en la Primera Guerra Mundial.

El impacto de la poesía escrita durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial fue notable. A menudo los periódicos británicos publicaban poemas escritos por soldados en el Frente Occidental. Para muchos de esos jóvenes, la poesía era una forma de expresar sentimientos de miedo y dolor y desesperanza, sentimientos que omitían en sus cartas privadas para no causar consternación a sus familias. Garabateados en pequeñas libretas, a la luz de una vela, esos poemas son un testimonio del horror.

Himno para la juventud condenada fue escrito entre septiembre y octubre de 1917, cuando Wilfred Owen se recuperaba en el Craiglockhart War Hospital de Edimburgo. El poema es un lamento por las vidas de los soldados que se perdieron en la guerra, pero también una profunda crítica a la sociedad y la religión. No hay campanas ni oraciones para ellos, no hay velas ni llantos, solo el estruendo discordante de los fusiles.

Himno para la juventud condenada de Wilfred Owen hace una rotunda declaración: la guerra es un desperdicio, infernal e inútil, de la vida humana. En este contexto, el poema subvierte el uso tradicional de la palabra «himno» como símbolo del nacionalismo y lo transforma en un mensaje contra la guerra.

De principio a fin, Himno para la juventud condenada expone el espanto de la guerra, su inutilidad, la forma horrible en la que destruye a las generaciones más jóvenes. Los hombres son desechables. Sus muertes son simplemente un número más. Son como «ganado», sostiene Wilfred Owen, porque de algún modo han sido criados para crecer lo suficiente como para pelear y morir. Himno para la juventud condenada no busca glorificar la guerra o retratar a estos hombres como heroicos o nobles. No dice que no lo sean, sino que argumenta que el heroísmo y la nobleza son prácticamente irrelevantes por la pura brutalidad del conflicto.

En consecuencia, en lugar de poblar el poema con ejemplos de coraje y abnegación, Himno para la juventud condenada retrata la realidad cotidiana de la guerra.

Himno para la juventud condenada de Owen Wilfred despoja a la guerra de cualquier tipo de romanticismo, a menudo utilizado por los nacionalismos para animar a los jóvenes a luchar por sus países bajo un elemental sentido de patriotismo. Por el contrario, el poema señala que estos hombres, llevados a la guerra como animales de granja, nunca volverán a casa de todos modos, de manera tal que sus himnos nacionales ya no son relevantes.




Himno para la juventud condenada.
Anthem For Doomed Youth, Wilfred Owen (1893-1918)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)


¿Doblarán las campanas por aquellos que mueren como ganado?
Sólo la monstruosa ira de los cañones,
sólo el rápido tartamudeo de los fusiles
pueden rezarles una breve plegaria.
Para ellos no hay ceremonias, oraciones ni campanas,
ni voces de luto o salvas en coros,
sólo el rabioso gemido de los obuses
y clarines llamándolos desde dolientes condados*.
¿Qué velas pueden encenderse para ellos?
No en sus manos de niños sino en sus ojos
brillará la sagrada luz de los adioses.
La pálida mirada de las muchachas serán sus mortajas;
sus ofrendas, la ternura de dolidos recuerdos,
y cada lento atardecer se inclinará ante sus memorias.


What passing-bells for these who die as cattle?
Only the monstrous anger of the guns
Only the stuttering rifles' rapid rattle.
Can patter out their hasty orisons.
No mockeries for them; no prayers nor bells,
Nor any voice of mourning save the choirs, —
The shrill, demented choirs of wailing shells;
And bugles calling for them from sad shires.
What candles may be held to speed them all?
Not in the hands of boys, but in their eyes
Shall shine the holy glimmers of goodbyes.
The pallor of girls' brows shall be their pall;
Their flowers the tenderness of patient minds,
And each slow dusk a drawing-down of blinds.



*se refiere a las diferentes regiones de Gran Bretaña.

Wilfred Owen
(1893-1918)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)




Poemas góticos. I Poemas de muerte.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Wilfred Owen: Himno para la juventud condenada (Anthem For Doomed Youth), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Poky999 dijo...

He retomado las lecturas. Excelentes tópicos abordados en la lectura del poema, creo que deberían complementar las clases de Historia con estos poemas.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Artículo.
Relato de Charles R. Tanner.
Relato de Charles R. Tanner.

Etimologías y curiosidades.
Relato de Amelia Reynolds Long.
Artículo.