T.U.L.B. [Traductor Universal de Llantos de Bebés]


T.U.L.B. [Traductor Universal de Llantos de Bebés]




La presentación de este descubrimiento despertó cierta controversia en la comunidad científica. Hasta hubo movimientos conservadores que trataron de frenar su comercialización por vía judicial. La opinión pública, en cambio, lo recibió con los brazos abiertos.

El TULB (Traductor Universal de Llantos de Bebés) es un dispositivo inalámbrico muy fácil de usar que, al ser conectado a un puerto USB, puede monitorear, registrar y finalmente traducir el llanto de los bebés recién nacidos a más de treinta idiomas. Los datos arrojados, por lo demás, muy precisos, presentan ciertas anomalías más allá de las veinticuatro horas posteriores al nacimiento.

El equipo no ordena frases cabales, y mucho menos conceptos elaborados, sino impresiones fijas. Por ejemplo, cuando el TULB traduce a un bebé que llora porque siente hambre, sus resultados prescinden de referencias al Yo, que todavía no está formado en la mente del niño. En cambio, expresa alertas orgánicas con un amplio espectro de matices, pero que frecuentemente se traducen con la palabra «miedo». Lo mismo ocurre con las urgencias orgánicas y medioambientales que presionan sobre el recién nacido, como el sueño y el frío. El TULB siempre arroja la misma traducción: «miedo».

Al parecer, todos los sujetos evidencian que existe una secuencia personal en el llanto; es decir, una variable comunicativa que se relaciona con los estímulos físicos concretos que experimenta; una especie de registro acústico propio. Por otro lado, el llanto de todos los bebés, independientemente del rincón del mundo en el que hayan sido dados a luz, presenta además un patrón colectivo que se desvanece en el curso de la primera hora de vida, abriendo paso a los estímulos sensoriales y físicos del individuo.

El TULB demostró dos cosas. A saber:

Que, al momento de nacer, los bebés no lloran a causa del hambre, del frío, del dolor, o del alejamiento con el útero materno. Esas motivaciones se presentan después de la primera hora de vida.

Que aquel patrón colectivo es visual; es decir, representa imágenes aisladas y muchas veces inconexas entre sí —como las de los recuerdos— a través de una vibración acústica similar.

La retirada del producto del mercado no logró paliar la inquietud general, ya que sus aplicaciones, además de plantear una completa revisión de la ética científica, se resumen en una conclusión inquietante: los recién nacidos lloran al sentir que los recuerdos de sus vidas pasadas se desvanecen.




Egosofía. I El lado oscuro de la psicología.


El artículo: T.U.L.B. [Traductor Universal de Llantos de Bebés] fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Espíritus que golpean las paredes.
Relato de Elizabeth Bowen.
Psicología.

Análisis de «Oscuridad» [Lord Byron]
Lovecraft y «la emoción más antigua de la humanidad».
Taller gótico.