Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


10 chicos más aterradores del cine


10 chicos más aterradores del cine.




Todos los chicos son aterradores a su manera. Tal vez esto tenga que ver con su manera de relacionarse con el mundo, de forjar mitos vernáculos, mundos fantásticos que luego llevaremos por el resto de nuestras vidas.

El cine de terror lo sabe desde hace por lo menos un siglo: nuestra infancia define el grado de horror que nos acompañará de adultos. Si algo te asustó cuando eras pequeño es muy probable que siga haciéndolo más adelante, aunque sus formas y convenciones cambien ligeramente.

Hoy no hablaremos de miedos infantiles, sino de la infancia como encarnación del miedo.

Repasemos entonces una breve lista con los 10 niños más aterradores del cine.


10- Todos los chicos de El pueblo de los malditos (Village of the Damned)


Muchas cosas están bien logradas en esta clásica adaptación cinematográfica de la novela de terror de John Wyndham: Los cuclillos de Midwich (The Midwich Cuckoos).

Una de ellas son estos niños rubios y de ojos azules con poderes tan sobrenaturales como inquietantes.

Este alegre grupo fue concebido por criaturas espeluznantes: un apagón eléctrico sume a la aldea de Midwich en la oscuridad. A la mañana siguiente, todas las mujeres amanecen perfectamente embarazadas. El fruto de esa simiente diabólica se lleva lo mejor de la película.


9- Karen Cooper: La noche de los muertos vivos (Night of the Living Dead)


Estrenada en 1968, esta gran película de George A. Romero produce a uno de los zombis más estremecedores del cine: Karen Cooper.

De joven inocente y asustadiza, Karen pasa a convertirse en un zombie con un particular apetito por la carne familiar. Se ceba en el cadáver de su padre y acribilla brutalmente a su madre en una escena memorable.


8- Eli (Abby): Déjame entrar (Låt den rätte komma in)


Adaptada de la novela de vampiros de John Ajvide Lindqvist, Déjame entrar nos presenta a Eli (o Abby, en la versión norteamericana), una niña vampiro realmente perturbadora.

Quizás la versión de Hollywood no le hace justicia a este siniestro pero al mismo tiempo encantador personaje. De todas formas, indicios de su naturaleza diabólica pueden percibirse con absoluta nitidez.


7: Kyra Collins: Sexto sentido (The Sixth Sense)


Ok, no es una película de terror, al menos no en el sentido tradicional, y tampoco es un personaje que se proponga causarnos miedo; sin embargo, Kyra Collins, aquella niña enfermiza envenenada por su madre justifica aquello de que "ver gente muerta" sea una posibilidad muy desagradable.


6- Gage Creed: Cementerio de animales (Pet Sematary)


La muerte de un niño es un episodio raro, aún en el cine de terror. En Cementerio de animales, este brutal hecho queda soslayado por la tremenda presencia de Gage Creed, enterrado en aquel cementerio diabólico tras su muerte prematura al ser atropellado por un camión.

¿El resultado? Una adorable máquina de matar que en ningún momento pierde su inocencia. Matar a sus padres es realmente un juego para él.


5- Carol Anne Freelings: Poltergeist (Poltergeist)


Carol Anne puede parecer adorable, pero a no confundirse, tampoco su inocencia la salva de convertirse en vehículo para las oscuras fuerzas del más allá.

A ella le debemos una de las líneas clásicas del cine de terror: «They’re heeeeeere...»


4- Samara Morgan: La llamada (The Ring)


Sí, claro, la versión japonesa es mejor, está más lograda, etc. Lo cierto es que Samara Morgan, de once años de edad, realmente pertenece a la elite de niños aterradores en el cine.

El reino de terror de Samara nace a partir de su siniestra habilidad para proyectar ira y resentimiento sobre una cinta de video. Alguien que nunca duerme necesariamente debe causar miedo.


3- Las hermanas Grady: El resplandor (The Shining)


Nadie sabe qué es exactamente lo que vuelve aterradoras a estas dos gemelas muertas, quizás sea su palidez, los rostros imperturbables, el tono monótono, ausente, de sus voces; sin embargo, lo son.

Las chicas Grady prueban que el miedo también puede producirse sin alzar la voz. De hecho, aquella invitación a jugar («come play with us») es probablemente una de las mejores escenas de este clásico de Stanley Kubrick.


2- Damien Thorn: La profecía (Omen)


Nadie mejor para encarnar la personalidad de Lucifer que este travieso muchacho, Damien, menos aterrador por lo que manifiesta que por lo que el espectador intuye en sus oscuros procesos mentales.

Cada movimiento de Damien, incluso su presencia, inyectan un destilado pavor. Extrañamente, no se mancha las manos en toda la película, lo cual no le impide obligar a los demás a cometer los más indecorosos asesinatos.

Lo más interesante, quizás, es que Damien interpreta al mal en estado puro, a tal punto que su única forma de manifestarse es a través de la pureza e inocencia de un chico.


1- Regan MacNeil: El exorcista (The Exorcist)


Sin dudas lo más aterrador de El exorcista (y lo más inteligente en términos cinematográficos) es la paulatina transformación de la inocente Regan hacia una maniática poseída por el demonio.

El maquillaje, las obscenidades, y el empleo de una voz eloquecedoramente asexuada, hacen de la pobre Regan el personaje infantil más apropiado para nuestras pesadillas.




Más cine de terror.

Más literatura gótica:
El artículo: 10 chicos más aterradores del cine fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El buen hijo, protagonizada por Macaulay Culkin y Elijah Wood.

Sebastián Beringheli dijo...

Ese muchacho era sencillamente diabólico.