Strigoi: el vampiro de la luz


Strigoi: el vampiro de la luz.




Los Strigoi pertenecen a una de las razas de vampiros más extraordinarias.

Se dice que estos vampiros son capaces de atravesar la noche camuflados bajo la forma de pequeñas partículas luminosas.

Este prodigio lumínico fue atestiguado por numerosos creyentes y ebrios de la región de los Balcanes.

Efectivamente, los Strigoi son vampiros provenientes de la zona de Balcanes, aunque se han encontrado vestigios de sus leyendas en Valaquia y Transilvania, hogar del mítico conde Drácula.

Los poderes y habilidades de los Strigoi son más bien modestos. Pueden, a lo sumo, adoptar la forma de distintos insectos y de pequeños mamíferos.

Nadie puede convertirse en un vampiro Strigoi, ni siquiera al ser mordido por una de estas criaturas. Los Strigoi, de hecho, se generan espontáneamente. Algunos sostienen que solo el séptimo hijo varón de una bruja puede transformarse en un vampiro Strigoi; otros, que únicamente el vientre de una mujer adúltera es capaz de tolerar los ardores de su gestación.

Solo hay dos formas de matar a un vampiro Strigoi: colocando ajo en su boca o bien arrancándoles de cuajo el corazón.

Ambas operaciones puden ser notablemente enojosas si el Strigoi se manifiesta bajo la forma de un tábano o un mosquito.

A pesar de estas juiciosas contradicciones, los Strigoi son vampiros muy temidos en los Balcanes, y la sola mención de su nombre provocaba el espanto y el pavor de quienes tuvieron la mala fortuna de cruzarse con ellos en esas noches oscuras salpicadas por fugitivas luminiscencias.



Más diccionario de razas y clanes de vampiros. I Leyendas de vampiros.


Más sobre vampiros:
El artículo: Strigoi: el vampiro de la luz fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Y la historia del Espíritu Guardián de los cementerios.
Primer relato de exorcismos de la historia.
Obras completas de A.C. Doyle.

Poema de Mary Frye.
Novela de Ann Radcliffe.
Obras completas de A.K. Tolstói.